viernes, 25 de noviembre de 2016

No me quites mi hospital forma parte de la Plataforma Ciudadana Aparcamientos Hospital Reina Sofía

Córdoba, 23/11/2016
No me quites mi hospital se integra en esta plataforma que exige al Servicio Andaluz de Salud la paralización y anulación inmediata del procedimiento de concesión de dominio público de gestión y explotación de aparcamientos del Hospital Universitario Reina Sofía, y que vincula la construcción de las consultas externas del Materno-Infantil a la privatización del aparcamiento.


El pasado miércoles 23 de noviembre tuvo lugar la presentación a los medios de comunicación de la la Plataforma Ciudadana Aparcamientos Hospital Reina Sofía por parte de los representantes de las distintas organizaciones y asociaciones que componen esta plataforma: los sindicatos CCOO, SATSE, CSIF y CTA, los partidos políticos PP, IU, Podemos y Ganemos Córdoba, además de Facua-Córdoba y las asociaciones de vecinos de Castro del Río y Puente Romano de Córdoba, el alcalde de Castro del Río, José Luis Caravaca (IU) y la Plataforma No me quites mi hospital.

El portavoz de la plataforma, Francisco Martínez, explicó en la rueda de prensa que la Plataforma, de la que forman parte sindicatos, partidos políticos, y consumidores, nace con carácter abierto a cualquier otra organización o entidad y con un único objetivo: el rechazo frontal al pliego de licitación y explotación que vincula la construcción del edificio de consultas externas del hospital Materno-Infantil a la privatización del parking y a cargar sobre la ciudadanía los costes de la construcción de dicho espacio sanitario. 

Martínez explicó que la Plataforma remitirá al viceconsejero de Salud, al director del Servicio Andaluz de Salud (SAS), y a la directora-gerente del Hospital Reina Sofía sendos escritos en los que reclama que se retire, paralice y anule de forma pública y jurídicamente correcta dicha licitación y que se separe la construcción de las consultas externas del Materno-Infantil del parking.

En este sentido, la Plataforma pide que la construcción de las consultas se haga con fondos públicos y a cargo de los presupuestos de la Junta de Andalucía y no mediante la privatización del aparcamiento.

Además, la Plataforma anunció próximas movilizaciones y dejó claro que no tienen intención de reunirse con la Junta o el Hospital hasta que no se paralice y anule el proyecto, algo que esperan que ocurra antes de que se resuelva la adjudicación el próximo 12 de diciembre. En todo caso, apuntaron, son los promotores del proyecto los que tienen que explicar por qué no se reunieron con las organizaciones más representativas de la ciudad antes de sacar el proyecto.

Sobre esta cuestión, Martínez recordó que el gerente del SAS "públicamente ha dicho que si encontraba la oposición y la disconformidad de los vecinos, el proyecto no seguiría adelante y creo que le está faltando tiempo para comunicar en el día de hoy, después de la constitución de esta Plataforma y de lo que ayer trasladó el Consejo del Movimiento Ciudadano, la paralización de este proyecto".

Síguenos en Twitter:
Y en Facebook:

sábado, 19 de noviembre de 2016

La plataforma No me quites mi hospital se ha reunido con la Dirección Gerencia del Hospital Reina Sofía

Plataforma ciudadana No me quites mi hospital
Comunicado de 18 de noviembre de 2016

A iniciativa de esta plataforma ha tenido lugar el encuentro entre los representantes de No me quites mi hospital y de la Dirección Gerencia del Hospital Reina Sofía con el objeto de recabar información sobre el anunciado proyecto de construcción de un edificio para consultas externas materno infantiles.

De la información recibida en esta reunión y de la falta de respuesta de la dirección del hospital a las dudas planteadas por esta plataforma sobre la previsión de futuro para las plantas no acondicionadas del nuevo edificio (sólo se prevé usar dos plantas), sobre el destino de las dependencias que se desalojan de las actuales consultas, sobre la falta de plazos ni modelo para la reforma de la hospitalización materno infantil y sobre el inexistente calendario para implantar la individualización de habitaciones que permita cumplir con la legalidad vigente, constatamos una evidencia largamente señalada por esta plataforma: la ausencia de un proyecto integral y de futuro que resuelva definitivamente las graves deficiencias que acucian al Materno Infantil y que demuestra nuevamente la falta de un compromiso decidido por parte del Servicio Andaluz de Salud (SAS) con la hospitalización materno infantil en Córdoba.

Resulta perverso hacernos creer que la alternativa a este proyecto es no hacer nada o la amenaza de desviar los fondos a otras áreas del hospital. En nuestra opinión esta propuesta debería de ir acompañada de la puesta en marcha de las iniciativas que asienten las bases que den respuesta a las necesidades actuales y futuras, promoviendo los cauces de participación ciudadana que permitan aprovechar la pausa que nos impone la crisis. Teniendo como objetivo definir un modelo hospitalario que logre mayor confort y un mejor servicio a los niños y madres, con perspectiva de futuro y  como se hace en otros hospitales pediátricos de referencia de España.

Es evidente que para un hospital con más de 40 años de antigüedad y con tan graves deficiencias cualquier intervención supone una mejora, pero no es menos evidente que la solución adoptada ahonda en los errores del pasado: soluciones improvisadas y a corto plazo que nos han llevado a una situación en el Materno Infantil que, en contraste con la calidad asistencial que allí se presta, debería provocar el sonrojo de los responsables sanitarios.

Desde la dirección del hospital nos manifiestan que ellos siempre actúan con la mejor voluntad de mejora de las instalaciones, pero vemos como la ampliación de la UCI de adultos se hace sacrificando las ventanas de las áreas de ingreso infantil, que la climatización de dependencias de adultos se hace instalando la maquinaria a escasos metros de habitaciones de niños provocando pérdida de vistas y molestias por vibraciones y ruido, que las nuevas consultas externas van a provocar el cerco definitivo del hospital infantil, que los diferentes proyectos de reforma del complejo siempre han relegado a los niños a una última fase que nunca ha llegado. Para nosotros la única explicación a esta forma de acometer las reformas en Reina Sofía tiene que ser que es fruto de la incompetencia y de la falta de rumbo hacia que modelo de hospital se camina.

En resumen, el proyecto anunciado para consultas externas materno infantiles es lo que parece: una respuesta improvisada a la acuciante situación en la que se encuentra el Materno Infantil, reiteradamente denunciada por No me quites mi hospital, y que condena la hospitalización materno infantil a las actuales deficientes condiciones por tiempo indefinido. Que nace sin una planificación de futuro y ni siquiera con una asignación presupuestaria, pues se pretende pagar con los beneficios de la explotación privada del nuevo aparcamiento, fórmula que nos parece injustificada pues por muy necesarias que sean las obras, no debería de hacerse a costa del esfuerzo económico de los usuarios del hospital. 

Muchas gracias a todos.

sábado, 22 de octubre de 2016

La plataforma No me quites mi hospital pide a la Junta que construya el centro para niños que prometió

ABC CÓRDOBA 21/10/2016
El proyecto del nuevo edificio de consultas es «insuficiente» para las necesidades de la pediatría
IRENE CONTRERAS


El anuncio por parte de la dirección del Hospital Reina Sofía de que construirá un nuevo edificio para las consultas materno-infantiles está muy lejos de contentar a la plataforma No me quites mi hospital, compuesta por médicos, sindicatos, padres de pacientes y asociaciones de enfermos que se unieron para exigir a la Junta de Andalucía un proyecto que anunció «a bombo y platillo» para después descartarlo. Así lo expresa el pediatra y portavoz de la plataforma Manuel Frías, que considera que la idea de crear un nuevo edificio de consultas «está bien» porque se necesita urgentemente, pero «no es lo que pedimos ni lo que se prometió».

La Junta de Andalucía proyectó en 2008 la construcción de un hospital infantil para dar respuesta a las necesidades de la pediatría en la sanidad cordobesa. Ahora, Salud prevé levantar un nuevo edificio para consultas que Frías ve necesario, pero que no cumple las expectativas de la plataforma. Es más: el proyecto podría ser incluso perjudicial para los niños del hospital, porque su ubicación «va a incrementar el cerco que hoy sufre el actual hospital infantil provocando mayor pérdida de luz, ventilación y espacio».


Este profesional afirma que en la actualidad, el área de pediatría del hospital se encuentra en una situación «fatal»: consultas oscuras y sin ventanas situadas en los semisótanos, salas pequeñas en las que no cabe una camilla, escasas unidades para la realización de pruebas, una UCI pediátrica minúscula y falta de espacio para los padres que acompañan a los pequeños son algunos de los principales problemas que presenta. A su juicio, la zona de infantil ha sido la principal damnificada de todas las reformas que se han realizado en el Hospital Reina Sofía en los últimos años. «Los niños están a la cola», denuncia.

Síguenos en Twitter:
Y en Facebook:

Sindicatos y usuarios califican de parche las nuevas consultas externas

EL DÍA DE CÓRDOBA 21/10/2016
No me Quites mi Hospital muestra su “incredulidad” ante lo que “no deja de ser una mala solución”
ÁNGELA ALBA


El portavoz de la plataforma No me quites mi hospital, José Castillero, mostró su “incredulidad” porque “son muchos años de proyectos incumplidos, desde 1996, con el primer Plan Director” y calificó de “mala solución” el edificio proyectado porque “no resolverá las condiciones de hospitalización que tienen los niños” e incluso “puede empeorarlas” al levantarse la construcción justo enfrente del Materno-Infantil.

En opinión de la plataforma esto “son parches” ya que lo necesario es “un proyecto integral que mejore de una manera definitiva los problemas del Materno-Infantil”. “Córdoba necesita desde hace muchos años un hospital moderno y pensado para los niños”, señaló, porque el actual es el primero que se levantó del complejo sanitario y desde entonces sólo ha sufrido pequeñas reformas.

Por su parte, No me Quites mi Hospital cree que la privatización “ahonda aún más en la incertidumbre o indefinición del proyecto porque parece ser que va a ser financiado con dinero privado”, por lo que “habrá que ver si funciona o no y a costa de quién va a ser, si es a costa de los usuarios no nos parece bien”.

Síguenos en Twitter:
Y en Facebook:

viernes, 21 de octubre de 2016

El Reina Sofía tendrá un edificio de consultas externas para madres y niños

DIARIO CÓRDOBA 20/10/2016
No me quites mi hospital cree que «es un parche más»
P.C.A. pcobos@cordoba.elperiodico.com
CÓRDOBA


La plataforma No me quites mi hospital engloba a 37 colectivos y uno de sus portavoces, José Castillero, apuntó ayer que el nuevo edificio de consultas externas materno-infantiles, proyectado en el Hospital Reina Sofía, se ubicarán frente al Hospital Materno Infantil, lo que, en su opinión, puede contribuir «a restarle luz y ventilación». Tras conocer que el centro sanitario ha previsto reunirse con colectivos para exponerles el proyecto, Castillero expresó el deseo de que «ojalá nos convoquen», ya que este colectivo está formado por profesionales, familias de niños hospitalizados y pacientes, y surgió para reivindicar la construcción de un nuevo hospital para las madres y los pequeños, que «fue una promesa electoral del año 1996». En este sentido, recordó que las instalaciones actuales son las más antiguas del Reina Sofía, del año 1975, y «su mejora siempre se ha dejado para una última fase». 


José Castillero sostuvo que «las especialidades pediátricas son de las que más se han desarrollado en los últimos años, pero no ha ido acompañado de una mejora de infraestructuras». De este modo, al ser preguntado por el nuevo proyecto de atención ambulatoria opinó que «esto es un parche más, que no resuelve para nada los problemas de los niños», y recordó que desde el año 2008 existe una norma andaluza «que obliga a que las habitaciones de los niños sean individuales».

Síguenos en Twitter:
Y en Facebook:

domingo, 21 de agosto de 2016

Hospital Materno-Infantil, la eterna cuenta pendiente

EL DÍA DE CÓRDOBA 21/08/2016
El Plan de Modernización Integral del Reina Sofía nunca llegó a realizarse y el edificio de atención especializada a niños y mujeres ha quedado obsoleto dentro del complejo sanitario
ÁNGELA ALBA


Fachada del Hospital Materno-Infantil
La falta de luz natural, de ventilación y de un adecuado sistema de evacuación; las habitaciones dobles, la ausencia de sala de reanimación pediátrica y consultas inadecuadas reflejan la necesidad imperante de mejorar el Hospital Materno-Infantil, que en la actualidad dista mucho de ser un centro sanitario del siglo XXI. 

En 1997, la Junta de Andalucía aprobó el Plan Director del Hospital Reina Sofía, con desarrollo en varias fases que incluían actuaciones en el edificio general -muy deteriorado por el uso y el incendio producido en 1996-, la construcción de un nuevo bloque para consultas externas y la ampliación de urgencias y otras dependencias. El Plan de Modernización del Reina Sofía se enmarcaba dentro de ese proyecto y estaba previsto que finalizara, en un principio, en 2012. Consistía en la construcción de cuatro nuevos edificios, la integración de otros dos, la ampliación de tres grandes áreas y la reordenación de todos los circuitos de atención y de acceso al hospital, entre otras mejoras. Uno de los proyectos más ambiciosos dentro del plan era la construcción de un nuevo Hospital Infantil y otro para la Mujer que sustituirían al actual Materno-Infantil, que ya cuando se presentó esta iniciativa, en 2008, se había quedado obsoleto. 

El nuevo edificio, que dispondría de unos 25.000 metros cuadrados, contaría con 221 habitaciones individuales, un hotel de madres con ocho plazas, un área lúdico-pedagógica y 53 puestos para neonatos. La atención médica y quirúrgica que ahora se presta en los hospitales General y Provincial se uniría en un nuevo centro hospitalario, que resultaría de la reforma integral del actual Materno-Infantil, según el proyecto que el Servicio Andaluz de Salud (SAS) presentó en 2008. 

Esta idea inicial sufrió varias modificaciones -con protestas incluidas de la Plataforma No me quites mi hospital, que demandaba que el Infantil dispusiera de un bloque independiente- y finalmente se acordó que el Materno-Infantil se ubicara en el actual Hospital General mientras que la zona médica quirúrgica y el área de hospitalización de adultos se situarían en el otro extremo del complejo. El centro dedicado al niño y la mujer tendría una superficie de 28.000 metros cuadrados, un 65% más que ahora, y las habitaciones serían individuales. 

Sin embargo, todo quedó en palabras. Los retrasos en la obra se fueron acumulando -en 2010 el entonces gerente del Reina Sofía, José Manuel Aranda, señaló que las obras finalizarían en 2017- hasta llegar a caer en el olvido. Y, por el momento, con la crisis económica queda descartado el gran proyecto de modernización. El pasado año, el consejero de Salud de la Junta, Aquilino Alonso, aseguró en una visita al Reina Sofía que la ampliación "llegará" cuando haya "posibilidades presupuestarias". 

Mientras tanto, el Hospital Materno-Infantil sigue anclado en el pasado (se abrió en 1975, un año antes que el Hospital General) y, aunque se quieran mejorar las instalaciones, la falta de espacio reduce las posibilidades. Las deficiencias, tal y como señala un informe de la Plataforma No me quites mi hospital, llegan a todos los rincones de un edificio que ya cuenta con 41 años de existencia y no se ha visto beneficiado por ninguno de los planes de mejora llevados a cabo hasta ahora en el complejo Reina Sofía. Lo más llamativo en este tiempo ha sido la decoración pictórica de la zona infantil el pasado año. 

DEFICIENCIAS GENERALES

A la antigüedad del edificio se une que ha sido tapiado por las ampliaciones realizadas en el Hospital General y los servicios generales, lo que ha hecho que pierda luz y ventilación natural. Sin embargo, lo más alarmante es la falta de un adecuado sistema de evacuación, algo que podría ser especialmente grave en caso de incendio ya que la única escalera de emergencia que tiene el edificio no tiene salida al exterior sino que al final está tapiada. 

Otro punto en conflicto son los ascensores, que se renovaron pero tienen menores dimensiones que los del Hospital General mientras que las camas son del mismo tamaño. Respecto a las habitaciones del Infantil, al ser insuficientes, en picos de demanda se utilizan como dobles, sin embargo un decreto de la Junta obliga desde 2008 al uso individual de las mismas. Otras directamente son para dos pacientes (como las de la quinta planta en Maternidad). 

URGENCIAS 

En general, las Urgencias son un espacio sin ventanas al exterior, lo que crea problemas cuando es necesario ventilar las consultas que, por lo tanto, tampoco disponen de luz natural. A esto hay que sumar que tampoco tiene una sala de espera, sino que es el hall de entrada al hospital el que hace esta función. 

Una vez dentro, las consultas son pequeñas, alguna tiene una columna central y una de ellas no tiene lavabo. Por su parte, Observación sufrió una reforma pero debido a que su salida al exterior ha sido tapiada por las ampliaciones, las cámaras tampoco tienen ventilación ni luz natural. 

En Urgencias sólo hay un aseo para los niños que acudan al centro hospitalario y ninguno para sus acompañantes adultos. 

CONSULTAS EXTERNAS 

Las consultas externas se localizan en el mismo edificio de hospitalización pediátrica y no hay una clara diferenciación entre las infantiles y las tocoginecológicas. Las reformas llevadas a cabo para aumentar el número de consultas han supuesto que éstas reduzcan sus dimensiones, haya alguna sin ventanas e incluso sin lavabo ni camilla de exploración. Dado el poco espacio con el que cuenta el Infantil, ha habido que recurrir al semisótano, donde se han adecuado nuevas consultas que carecen de luz natural o ésta es escasa. En relación a las salas de espera, son tan pequeñas que los usuarios no caben y ocupan los pasillos de conexión. Además, esta zona de especialidades no cuenta con aseos adaptados a pacientes con minusvalía o que precisen sondaje vesical. 

Durante la primera fase del plan director perdieron las ventanas las tres consultas de Gastroenterología y el Hospital de Día. Tampoco tienen la sala de preanestesia, Endocrinología, una de Neumología, otra de Nefrología y la de Traumatología. 

En otro aspecto, no hay una sala de monitorización con camas para pacientes alérgicos y las pruebas de provocación se hacen en la misma sala de espera. 

QUIRÓFANOS 

Una de las mayores carencias de la zona de quirófanos es que no hay una zona de reanimación, sino una sala de despertar con personal en horario de mañana. Este espacio sirve tanto como sala de espera preoperatoria como postquirúrgica. Sus pequeñas dimensiones impiden la estancia de los familiares con los pacientes. Dado que la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos (UCIP) tiene que asumir la reanimación, a veces es preciso suspender cirugías programadas por falta de camas. 

Por otro lado, al no haber en consultas externas áreas adecuadas para la realización de pruebas funcionales que precisen sedación, éstas se realizan en los quirófanos, lo que también interfiere en la actividad quirúrgica del hospital. La sala de información a familiares es parte de un antiguo pasillo, donde no hay sillas ni intimidad. 

En general, la distribución de quirófanos y zonas adyacentes es antigua, poco funcional y difícil de mejorar por la falta de espacio, aunque ahora se están realizando obras en esta zona que podrían paliar algunas de estas deficiencias. 

UNIDAD DE CUIDADOS INTENSIVOS PEDIÁTRICOS (UCIP) 

La UCIP es un área reformada aunque el reducido espacio con el que cuenta hace imposible que todos los niños puedan tener habitaciones individuales. Además, tres de los cuatro aislamientos disponibles son demasiado pequeños, lo que dificulta la atención a los niños que se encuentran en ellos. 

La UCIP está en una planta diferente a los quirófanos, por lo que los pacientes pediátricos son trasladados en el ascensor tras su intervención, sea cual sea su gravedad. Ese traslado se hace más difícil en caso de que el niño necesite aparataje extra como la oxigenación por membrana extracorpórea (ECMO), óxido nítrico o corazón artificial. Las reducidas dimensiones del ascensor hacen que el traslado se tenga que realizar en camilla, por lo que el enfermo debe cambiarse de cama en dos ocasiones. 

A esto hay que sumar que los sistemas de climatización no funcionan de forma correcta y que con frecuencia hay filtraciones de agua. 

PLANTAS DE HOSPITALIZACIÓN 

En la segunda planta las habitaciones son dobles y disponen de tomas de gases antiguas que no permiten las conexiones con los sistemas de soporte respiratorio. Las únicas habitaciones individuales del hospital son las de Hemato-oncología y trasplantes, aunque carecen de sistemas de climatización individuales. En esa misma planta, la tercera, está la zona de infecciosos, con tres habitaciones que dan a la escalera de incendios. No tiene control de enfermería individual, sino que depende de los profesionales que trabajan en la Unidad de Hospitalización Pediátrica General.

Aunque se han reformado las habitaciones, la zona de lactantes está sometida a un exceso de ruido dada su cercanía a los aparatos de climatización de la UCI de adultos y el laboratorio. Los baños -que antes de compartía por dos habitaciones- se han individualizado pero son tan reducidos que su uso es incómodo. 


La única ampliación llevada a cabo se ha hecho en la quinta planta, donde la hospitalización pediátrica convive con Maternidad. Las habitaciones son dobles, la climatización deficiente y no hay una doble salida diáfana para su evacuación al estar taponada por un mostrador de Maternidad. La escalera de incendios es, en realidad, 
una escalera interna del edificio.


Síguenos en Twitter:
 
Y en Facebook:

sábado, 2 de julio de 2016

Pequeños atendidos a lo grande en un hospital pequeño y obsoleto

Córdoba, 02/07/2016
CARTA AL DIRECTOR
Manuel Frías y José CastilleroPortavoces de la Plataforma ciudadana “No me quites mi Hospital”

Recientemente se ha publicado en la prensa local un artículo ensalzando el buen hacer de los profesionales que en el hospital Materno-Infantil, dentro del complejo del Reina Sofía, atienden a los niños, resaltando los logros alcanzados en Cirugía, trasplantes y en el desarrollo de las Especialidades Pediátricas.

Materno-Infantil de 41 años
Lástima que tales avances no sean secundados por la administración, que sigue condenando a los pequeños a ser atendidos en un hospital de 41 años (se abrió un año antes que el hospital de adultos), en nada adaptado a las necesidades actuales de sus pacientes, al que no le han llegado las reformas del Plan de Modernización Integral del Hospital y que ha sido el gran damnificado por este, al sufrir el cerramiento por los edificios nuevos creados para la atención de adultos, con pérdida de luz, ventilación y espacio.

Cerco al Materno-Infantil por nuevos edificios dedicados a adultos
Malas condiciones para los niños
Sus consultas siguen siendo diminutas, mal ubicadas y desparramadas por los huecos que se habilitan en el añoso edificio; sus habitaciones pequeñas, a veces utilizadas como dobles por la falta de espacio; los circuitos de pacientes deficientes, mezclados con el de las visitas del hospital; los sistemas de climatización obsoletos y difíciles de regular; las Urgencias con consultas diminutas y sin ventilación; las zonas de pacientes críticos mal situadas, al no estar a nivel de los quirófanos (lo que obliga al traslado en ascensor a pacientes recién intervenidos); la escalera de incendios ya no conduce al exterior y los sistemas de evacuación de enfermos constituyen una auténtica trampa en caso de incendio.

Fachada del Marterno-Infantil con pérdida de luz
Reformas pendientes indefinidamente
Y todo ello agravado porque desde la Junta de Andalucía se afirmó, hace ya demasiados años, que sería una de las reformas prioritarias, reconociendo la necesidad de la misma (reafirmada además por el Defensor del Pueblo Andaluz en su informe del 24 de Junio del 2009).

¿Hasta cuando los niños padecerán unas instalaciones antiguas, pequeñas y obsoletas? Mientras tanto, no lo duden, desde la Plataforma Ciudadana "NO ME QUITES MI HOSPITAL" seguiremos demandando que los "pequeños sean atendidos a lo grande en un hospital nuevo y adecuado a sus necesidades".

Señora Susana Díaz, cumpla lo que sus predecesores prometieron, nuestros niños lo merecen.

Síguenos en Twitter:
 
Y en Facebook: